PACHAMAMA

lunes, 31 de agosto de 2009

¡Ay Pachamama, Santa Tierra!
¡Cunitanta, chayarpasa
Jornadaman,
Diligenciata ruarpacusa!

¡Ay Pachamama, Santa Tierra! ¡Ahora quisiera llegar al fin de mi jornada para hacer mi diligencia!

Es copla de caminante la suelen decir ante la apacheta, los paisanos de la Puna, en sus largos viajes a pie.

Entre los paisanos de los Valles Calchaquíes y los jujeños, existe la creencia de que una divinidad invisible, llamada Pachamama, los protege. Esta deidad suele ser identificada con la tierra y así algunos dicen Pachamama, Santa tierra. Es idea generalizada que ella hace nacer la yerba para alimentar las llamas, ovejas, burros, vicuñas guanacos, etc. Ella es quien hace madurar las mieces: maíz, trigo, quinua, y que ella, en fin es la autora de cuanto vive sobre la tierra. Pachamama es el principio generador, la madre de lo creado, por eso es que se la hace sacrificios y se le ofrenda para obtener los mas variados favores. El pastor le pide buena partición del hato, esquila abundante, prosperidad y engorde de la hacienda; la hilandera que no se le corte el hilo y que éste salga parejo y resistente, el caminante le pide, que le acorte la distancia y lo deje regresar sano a la casa; el agricultor que haga brotar la semilla y le de abundante cosecha; el tropero le ruega que a sus bestias las libere de la puna, de la sed y del hambre; el cazador de vicuñas le suplica no le mezquine sus animalitos; la niña le pide novio, el joven novia, la vieja salud, y el viejo bienestar.

Para conseguir estos beneficios, el caminante arroja a la apacheta, altar de la Pachamama, su acullico, vierte algunas gotas de alcohol, le reza sus plegarias y sigue confiado su viaje. El tejedor entierra el primer trozo de hilo en su holocausto. El ollero alfarero, hace un agujero en la barranca arcillosa de donde ha de sacar la tierra y pone en el unas hojitas de coca para que no se rajen las tinajas al retirarlas del horno. El pastor, reza sus oraciones a la Pachamama al salir el sol para que no se desparrame el ganado ni se le cansen los corderitos, durante la parición, le pide a la Pachamama, no le haga comer con el cóndor las crías indefensas; cuando llega la señalada agradece con oraciones, libaciones y bailes de multiplico de la majada. La medica o curandera bebe y coquea en obsequio a Pachamama para que cure al enfermo; el que corta sal de las salinas, antes de iniciar las tareas, ofrenda coca y alcohol para que no de deshagan los panes, lo mismo hace el que siembra para que la semilla nazca: el que cosecha entierra en la cabecera del rastrojo la primera espiga de trigo o de maíz o la primera flor madura de quinua; el que sacrifica una bestia para comer, pone al animal con la cabeza en dirección al sol, reza a la Pachamama y mata, siempre que no sea Martes ni Viernes, Pachamama no quiere que se derrame sangre en esos días. Por ultimo, cuando uno muere los deudos ofrendan coca, chicha y alcohol a la Madre Tierra, para que ella reciba nuestra alma en su seno

Juan Alfonzo Carrizo “Cancionero Popular de Jujuy” Universidad Nacional de Jujuy - Reedición año 2009. Pág. 522 y 523

0 Comments: